Home
Comentarios
Info
Presenta...
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
Biografía -> CRISANDEMIA
Origen: General Pacheco - Provincia de Buenos Aires
EL GÉNESIS

A inicios de los noventa, dos adolescentes oriundos de General Pacheco, coincidieron en la elección del colegio secundario: El industrial de Victoria. Paradójicamente, no se conocían. Y eso que vivían a cuatro cuadras. De esta forma, Ivo Zamín y José Delgado, tomaron conocimiento de la existencia el uno del otro, al reconocerse en los viajes de ida y vuelta a dicha institución. Aunque era tan sólo un saludo como cualquier saludo entre compañeros de la secundaria, acompañado por algún comentario relacionado a los estudios.
Pero el colectivo de La Independencia, conocido familiarmente como “el chacarero”, sería testigo de lo mucho en común que estas dos personas tenían. Por cierto, no era relacionado a la electrónica. En absoluto. Los sueños de estos dos jóvenes eran los mismos: de guitarras cola de tiburón. Thrasher.
Con el paso del tiempo, idearon formar su propia banda, conmovidos por las pegadizas melodías de Iron Maiden, y los furiosos machaques de Metallica. Así lo hicieron.
José Delgado le propuso a Ivo Zamín, empezar a zapar en el fondo de su casa. Y llegó la experiencia de formar el primer grupo, donde se juntaron con algunos compañeros del colegio y dieron arranque. Nada trascendente, pero que sirvió para que Ivo Zamín y José Delgado se dieran cuenta que lo suyo era la música. Algunos testigos de la época aseveran que el nombre de la banda era Polución Nocturna y que gozaba de un gran espíritu adolescente.
Los mismos testigos, cuentan que Ivo Zamín había adquirido un amplificador de los más pequeños. Juntaba a unos veinte compañeros, conectaba su viola al modesto amplificador y desataba un pogo infernal, en un escondido y oscuro pasillo del colegio, al son de “Seek & Destroy”.

Paralelamente, finalizando 1994, formaron una banda cuyos integrantes eran todos de Pacheco. Con los que ensayaban todos los fines de semana, y con los cuales alimentaron sus ansias de ser músicos. De esta forma, le dijeron “chau” a la bandita del colegio. Quedó en el mejor de los recuerdos... porque en ese preciso momento nació Crisandemia. Los inicios fueron muy relajados y rabiosos a la vez. Relajados por la forma en que la banda se tomaba el hecho de apuntar a ser profesional; y rabiosos por la manera en que tocaban cada vez que se juntaban. Influenciados, a esa altura, por Carcass, Sepultura, Pantera y Megadeth (por citar algunas) Crisandemia optó por adoptar un sonido muy pesado. Rozando el Death Metal. La formación de la banda estaba constituida por: José Delgado (guitarra rítmica), Ivo Zamín (guitarra líder), Javier De La Fuente (voz), Hernán Trigo (bajo) y Galo Llorente (batería).
El galpón del fondo de la casa de José Delgado fue el escenario de las primeras presentaciones. A las mismas concurría un número de gente más que alentador, tal vez porque los inicios coincidieron con la “década dorada” de la música pesada en Argentina. Crisandemia vivía tiempos de euforia.


EL IMPULSO Y SU FRENO

No tardaron en llegar las invitaciones para que se presenten a tocar en vivo, en algunos recintos de la zona. Corría el año 1997.
Más allá de interpretar las canciones de sus bandas favoritas, el grupo había grabado un demo muy casero de cuatro temas: “Desde afuera”, “Removiendo los escombros”, “Ataúdes prematuros” y “Terrorismo”. Con esos temas y los covers, Crisandemia redondeaba en vivo presentaciones de, aproximadamente, media hora. La movida gestada por la música pesada hacía sentir que de ahí en adelante todo era posible.
Las fechas, de carácter maratónico, fueron compartidas con bandas que tenían una mínima trayectoria dentro de la movida heavy argentina. Dichas bandas eran: Vrede, Necrofagia, Carnarium, Urizen, Bestial, Crematorio, Certera y Cráneo.
Cuando estaba todo preparado para el despegue, empezaron a existir diferencias dentro del grupo. Diferencias musicales.
Ya hacía tiempo que Ivo Zamín y José Delgado, sentían que debían enfocar la banda hacia un sonido Thrash. Galo Llorente quería hacer algo más experimental, por su condición de prolífico baterista, mientas que Javier De La Fuente y Hernán Trigo querían hacer algo más pesado aun.
Estas diferencias no pudieron superarse y la banda, a inicios de 1998, se separó.


EL DESPEGUE

Ivo Zamín y José Delgado se quedaron con el nombre. Pero sin que haya ninguna contienda judicial. La gente reconocía como Crisandemia a ellos dos y Galo Llorente, quien había propuesto ese nombre para la banda, se los cedió.
Luego de largos meses sin tocar, en una comunicación telefónica, José Delgado le propuso a Ivo Zamín, volver a juntarse para tocar. Del otro lado del teléfono, se escuchó un “sí” cargado de ilusión. Las fiestas, de ese 1998, abrazaban nuevamente, los sueños de estos dos guitarristas.
Rápidamente, se pusieron primero en contacto con Diego Ponzo (ex-bajista de Necrofagia) y luego con Pablo Yenni (un baterista que hasta entonces no había tocado en ninguna banda). Faltaba definir quién sería el cantante.

“El cantante voy a ser yo” dijo sin ningún temor José Delgado. Así, la banda quedó consolidada, con cuatro integrantes solamente.
Como queriendo recuperar el tiempo perdido, Crisandemia compuso varios temas con una asombrosa velocidad y efectividad. Hecho que los llevó a grabar un demo, que vio la luz en Abril de 1999. El demo tenía tres temas: “La ira de Dios”, “Siento tu dolor” y “Asilo de sueños”.
Otra vez volvieron a presentarse en vivo, siempre por la zona norte del Gran Buenos Aires, compartiendo fechas con bandas locales y en una oportunidad fueron soporte del desaparecido grupo Imperio.
El grupo, paulatinamente, se iba nutriendo de ideas y de canciones nuevas. Sumados a los antemencionados temas aparecieron otros dos: “Entre la costa y la nada” y “Profanador de almas”. Así, Crisandemia logró armar una estructura sólida, a la hora de presentarse en vivo.
Las expectativas que había abierto el demo, hizo que Crisandemia fuera por más. Alentados por la gente que los seguía decidieron animarse a grabar su primera producción independiente. Su primer disco. Había material, predisposición y muchas ganas, en esa primavera del año 2000.
En el medio de la grabación, Pablo Yenni deja la banda, pero este hecho no haría que se desmorone el proyecto. En busca de un nuevo baterista, contrataron a un amigo (Jorge Pavón) sesionista. Así pudieron seguir adelante con la grabación.
Un día que José Delgado, Ivo Zamín y Diego Ponzo fueron a ver un recital, a inicios de 2001, se encontraron con Walter García. El mismo Walter, les confirmó que por diferencias con los integrantes de Paganos, se había ido de dicha banda. Y el ofrecimiento no se hizo esperar. Walter García aceptó de inmediato. La banda volvía, de esta manera, a estar completa. Tras escuchar el material, Walter García se puso a la par de los músicos y llegó a grabar en batería “Entre la costa y la nada”
En Abril de 2002 salió el esperado primer trabajo, llamado “Soberano del desierto”, de diez temas. Y fue presentado en Cemento el 26 de Abril de 2002, presentándose como soporte de Visceral.
A partir de ese momento Crisandemia empezaba a escribir su nombre en la historia de la música pesada en Argentina.
El año 2002 los vio imbuidos en mostrar su trabajo. Y se presentaron en una gran cantidad de fechas, compartiendo escenarios con bandas como: Malón, Horcas, Visceral, El Reloj, Renacer, Raíz, Kybalion, Mastifal y Almafuerte.
También llegó la oportunidad de salir a tocar por el interior del país. En San Pedro (Bs.As.), en Concepción del Uruguay (Entre Ríos) y en Concordia (Entre Ríos). Estas dos últimas, como invitados de los encuentros que suelen desarrollar los motoqueros.
El año 2003, lo empezaron en Entre Ríos, nuevamente en Concepción del Uruguay, invitados por la banda local Primer Ministro.
También abrieron sus horizontes y enviaron su trabajo a todos los medios del interior del país que lo solicitasen.
Crisandemia, en Noviembre de 2003, organizó su propio show por primera vez, y el balance terminó siendo neutro. La gente no acompañó en número (ese mismo día hubo shows en muchos lados y hasta de artistas internacionales), pero la experiencia de poder armar por primera vez un show propio, les dejaba en claro cómo desarrollarse de ahí en más.


EL PRESENTE

Finalizando el año 2003, la banda realizó un cambio en el diseño de la letra. Atrás quedaba así, la forma huesuda y enmarañada que supo tener durante tanto tiempo. El diseño de la letra actual es más simple y directa, pero no menos novedosa, según comentan los propios músicos.
Luego del verano de 2004, Crisandemia lanzó un simple (grabado en ABD Records) a modo de adelanto de su segundo CD. El mismo se llama “Una nueva respuesta” y tiene tres temas.
El 26 de Junio del mismo año, la banda logró su mejor presentación en vivo. Fue en Crimson, donde concurrieron más de 400 personas.
Durante todo el año siguieron las presentaciones en vivo.
Ya en el 2005, desde Julio que la banda se encuentra grabando su segundo CD, (en ABD Records) denominado “Función de la verdad” con doce temas, el cual fue lanzado a principios de 2006.
En la actualidad se encuentran presentando el disco en varios shows en Capital y Gran Buenos Aires, con un gran nivel de aceptación del público.

Fuente: Ivo Zamín - Crisandemia.

Ya salió el Nro 18 de Cronopio Metal Zine
Cronopio Metalzine
Para conseguirlo, contactate por mail con cronopiometalzine@hotmail.com