Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
17/6/2010 - Trident (Rosario) "No queremos que el heavy metal sea una etapa de nuestras vidas. Queremos que sea nuestra vida"

Este era un momento propicio para entrevistar a Trident, ya que había muchos temas para conversar. Hace más de 15 años que vienen batallando con el heavy metal ochentero como estandarte y actualmente están pasando por un momento inmejorable, con un cuarto disco que tiene distribución nacional y cuenta con un invitado de lujo como es Ross The Boss, nada más y nada menos, además de estar tocando por distintos puntos del país y preparándose para presentarse como banda invitada del concierto que Virgin Steele ofrecerá el 19 de junio en la Capital Federal. De estos temas y mucho más hablaron en una extensa charla el guitarrista Ernesto "Tito" Cengarle y sus hijos, el baterista Mauro Cengarle y el bajista Nahuel Cengarle. A continuación, la nota completa.

- ¿Ustedes creen que Trident está atravesando su mejor momento?
- Mauro Cengarle: Y sí. Sí, cuando sacamos “Guerreros de Turno” ahí cambió ya la cosa, porque al empezar a tener relación con Fabián (Nota: se refiere a Fabián de la Torre, editor y fundador del Metálica Zine) se empezaron a abrir un montón de puertas, empezamos a tocar afuera, empezó a cambiar la cosa. Pero recién ahora con este último disco ya cambió totalmente a las posibilidades que teníamos 5 años atrás.
- Ernesto Cengarle: Estamos experimentando que nos sorprende, cada día nos va sorprendiendo más la situación de la banda actual. Nos estamos sorprendiendo nosotros mismos de la dimensión que está tomando la banda a nivel nacional.

- Ya que nombraron al nuevo disco, “Elric El Albino”, quería saber cómo fue el proceso de composición y grabación del disco.
- Mauro: Ya con “Guerreros de Turno” que yo te comenté que hicimos relación con Fabián, él me escribe un mail y me dice: “loco, si van a grabar un disco lo vamos a editar nosotros. Sin apuro, sin nada, pero nosotros lo editamos”. Nosotros estábamos hablando, ya teníamos en mente hacer un disco, pero primero queríamos ver si íbamos a tener a alguien que lo edite...
- Nahuel Cengarle: Para no hacerlo al pedo.
- Mauro: Claro, porque otra vez editarlo independiente nosotros, no nos íbamos a embarcar en esa porque por cuestión de tiempo, como hicimos con los otros tres, no íbamos a poder. Así que listo, el tipo dijo que lo editaba, así que agarramos porque no teníamos ningún tema, porque después de “Guerreros de Turno” tocamos un montón y no teníamos tiempo de tocar y encima ponernos a hacer temas nuevos. Viste que, ¿las bandas qué hacen? Juntan un montón de temas y después graban el disco; los tienen ensayados, son los que tocan en vivo. Bueno, nosotros nada que ver, al revés.
- Nahuel: Fue la primera vez que tuvimos que componer pensando que teníamos que grabar un disco.
- Ernesto: Quisimos darle lo que es la parte conceptual de lo que es Elric, que es el mensaje que queríamos dar. O sea, la lucha de una banda de heavy metal en contra de todo el sistema, en contra de cómo está montada toda la escena de heavy metal. Y como tuvimos que componer todo el disco completo, enteramente, que lo compusimos en estudio, porque no hubo ningún tema suelto que hayamos tocado antes, tiene toda la secuencia de las vivencias nuestras.
- Nahuel: Cosa que no podés hacer si vos ya venís con un par de temas que ya grabaste, lo tenés que reformar todo. No lo podés hacer porque empezás todo de cero.
- Mauro: En realidad era grabar el disco... Hacer los temas para grabar el disco.

- O sea, todo en estudio se hizo...
- Mauro: Todo en estudio, sí. Después teníamos que sacar los temas como covers (risas). Era la primera vez que teníamos que sacar los temas de Trident. Era todo en estudio y qué se yo, es distinto a cómo estábamos acostumbrados nosotros a armar los discos. Era raro, vos empezabas a armar los temas en estudio y no sabías como iban a terminar. Vos antes cuando los tenés en la banda, que vas a tocar en vivo, te das cuenta: “este sirve”, o en el mismo ensayo. Ahí era: “bueno, son 10 temas, 11 temas”. No podíamos grabar 17 y elegir como hacen todas las bandas, eran 10 temas: “bueno listo, tienen que estar los 10 temas conformes porque sino estamos hasta las pelotas”.
- Nahuel: Tampoco es que era una presión, que ya sabíamos que teníamos que en un año, año y medio sacarlo, sino que vos tenías que decir “hay que hacer los temas y hay que terminarlos para poder hacer el disco”. De otro modo vos vas haciendo temas y cuando ya llegaste a hacer diez: “ah bueno ya tengo para hacer un disco”. No, los tenés que hacer todos lo más rápido que podés.
- Mauro: Con tiempo, porque no nos apretaron para nada, pero dedicándonos.

- Una de las cosas que creo al escuchar este disco y el anterior, “Guerreros de Turno”, me parece son en los que Trident mejor pudo desarrollar su identidad, o sea, son los que muestran 100% la identidad de Trident tanto en lo musical como en lo ideológico. ¿Ustedes están de acuerdo con esta apreciación?
- Mauro: Y eso es lo que intentamos. O sea, ese sería el objetivo. Si bien el objetivo primordial de nosotros es dar un mensaje, el mensaje de última que damos nosotros es que hacemos lo que nosotros queremos y vamos a morir en la de nosotros. Ese es el mensaje. Después la gente, de acuerdo a nuestra música y las letras, que vaya interpretando, que agarre o tome lo que quiera o no. No es que vamos a profetizar un mensaje. Nosotros tenemos éste camino y a éste es el que vamos. Y estamos conformes con el camino que elegimos.
- Ernesto: Claro, lo que sí te podemos decir que, como vos nos preguntás, si el 100% de la ideología de la banda está plasmada en la música, a veces se puede lograr y a veces no. Nosotros nos sentimos conformes y satisfechos porque creemos que lo pudimos lograr.

- Yo lo que noto es que, a diferencia de los dos primeros discos, en estos dos que siguieron hay un crecimiento, un sonido mucho más pulido... O sea, como que ya vos lo escuchás como a un todo...
- Ernesto: Y es la experiencia que te brinda lo anterior, de lo cual se aprendió, el tiempo que pasó, lo que uno fue aprendiendo y la dedicación que uno le puso y el huevo que uno le puso para que salga así.
- Nahuel: Pasa que al hacer todo a pulmón, no hay que decir de un momento para otro, como algunas bandas que la pegan, salga como un salto así, vos lo vas haciendo gradual. Entonces siempre lo que vas haciendo después te va saliendo mejor que lo otro, entonces los últimos discos son mejores que los dos primeros.
- Mauro: Nosotros no vamos a estudios a grabar. Las bandas cuando graban un disco dicen “bueno, junto 25 mil mangos, me voy a La Nave de Oseberg a grabar un disco porque quiero que suene bien”. Nosotros nunca pusimos un peso para grabar un disco. Nos grabamos nosotros en nuestro estudio casero, y claro, cuando empezás a grabar, primero es una cagada porque no sabés nada y después, a medida que vas pasando, cada vez vas encontrándole la vuelta y a poder sonar un poquito mejor.
- Nahuel: Y siempre de esa forma, si capaz, Dios quiera, hacemos un quinto disco, va a sonar mejor que el cuarto, porque vamos a haber conseguido algo más que lo haga sonar mejor y vamos a tener más experiencia.

- Ya que ustedes mencionaron el mensaje, que está en el nombre del disco, “Elric El Albino”, también en las letras, en el arte de tapa, en el librito, se ve como que hay varias referencias a la escena rosarina. Da la impresión que se oponen a aspectos negativos de la escena de metal, de la difusión del rock en Rosario. No sé si quieren comentar algo al respecto...
- Mauro: Uno lo hace de forma artística, el decir en qué cosas no está de acuerdo, o luchar contra tales. Sería muy estúpido, si en vez de tomarlo de forma artística uno se pone en las letras a decir “y a mí no me gusta tal cosa, no me gusta tal tipo”, ¿entendés? Uno a eso lo enmarcó en el arte. Entonces por eso vos ves en el arte de tapa, en los dibujos, ciertas cosas que te hacen pensar, ciertos detalles. Porque sino sería una pelotudez, es como hacer política: subirse a un lugar y ponerte a hablar y denunciar cosas.
- Nahuel: Aparte tenés que pensar que al disco este no lo iban a escuchar nada más acá, no está enfocado únicamente para Rosario porque ya sabíamos que íbamos a tener difusión nacional. Y aparte como decís vos, no únicamente en lo que te enfocás hoy; le das un aspecto artístico porque aparte es toda la épica a la que está acostumbrado el heavy metal, que es así, hay un montón de bandas que tienen ese canon literario, vendría a ser. Te tenés que poner a pensar que no era el único enfoque que le podíamos dar, porque de repente hay gente que no le interesa lo que nos pasa a nosotros acá en la ciudad.
- Ernesto: Pero para nosotros, y a mí me interesa particularmente dejar muy en claro, el objetivo del disco, aparte de la aparte artística, es dar un mensaje. Y el mensaje no es en contra de nadie sino en contra de un medio. Y el mensaje es para decir “loco, a nosotros nos estuvo pasando durante 18 años esto, traten de que a ustedes no les pase”. Y eso va dedicado al heavy metal, pero no en un aspecto crítico, sino en un aspecto de decir “loco, si yo tuve esta experiencia ustedes no la sufran y luchen en contra de esto porque van a encontrar el camino”.

- Cambiando un poco de tema, quería que cuenten cuales serían las principales influencias en la música de Trident. Más o menos uno al escuchar saca por qué lado vienen: Iron Maiden, Manowar, etc. Quería que ustedes cuenten qué bandas escuchan o han escuchado, cuáles los influenciaron y los impulsaron a armar esta banda.
- Mauro: Son las bandas clásicas, las que empezaron a escuchar todos los que empezaron en el heavy metal: Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath, Maiden, Judas, y después uno va escuchando bandas nuevas, que te das cuenta que salen todas del mismo lugar. Por ahí Nahuel es el que más está, por una cuestión de edad, a tono con lo que son las bandas actuales. Pero ya el hecho de que cuando uno forma una banda, o tiene cierta edad, dice “loco, mirá, escuché tal disco, mirá esto, escuchá ese”; lo hace escuchar a los demás músicos y de ahí va saliendo algo. Nosotros ya tenemos un estilo, no nos vamos a desviar. Es no quiere decir que vamos a hacer como AC/DC de sacar todos los discos iguales, porque de hecho no son todos los discos iguales los de nosotros. Pero no creo que vayamos a escuchar bandas nuevas que vayan a hacer que cambiemos el estilo; no escuchamos nosotros una cantante lírica y quisimos meter una cantante lírica, o escuchamos death metal y quisimos que venga un loco a cantar con la voz podrida. Ya tenemos un estilo, es heavy metal tradicional, que se va para acá, un poquito para acá, pero morimos con las botas puestas, en la de nosotros.
- Ernesto: El ochentero con el toque nuestro, personal.
- Nahuel: Claro, uno toca la música que le gusta.
- Ustedes arrancan con la banda en 1994. Quería que cuenten, sobre todo para los chicos más jóvenes que van a leer esta nota, cómo era la escena en esa época cuando ustedes arrancaron y cómo la ven ahora y, ya que estamos, cómo se imaginan que podría ser y cómo se podría mejorar.

- Mauro: Cuando empieza Trident, cuando nosotros empezamos en el ’94, la escena era el negativo de lo que es ahora, totalmente opuesta. Nosotros empezamos a tocar y había muy pocas bandas de heavy metal. Las que había eran bandas que... Calvario; yo tenía 14 años, Calvario era “Calvario, loco!”...
- Ernesto: Kashat...
- Mauro: Kashat, ¿entendés? Había bandas, nombres. Cuando empezamos nosotros, Carillon. Había bandas con nombres fuertes, poquitas. Nosotros empezábamos y nos juntábamos con otras bandas que también recién arrancaban y nos poníamos a armar nosotros los recitales, con Yunque, Orión, Chacal y Apocalipsis. Y nos juntábamos, conseguíamos bar, íbamos caminando a conseguir un bar, a armar el recital, el sonido, entrada, íbamos primero 80, después 100, 150, meter 200 personas era un éxito. Pero entre las bandas organizamos recitales. Eran las bandas, se juntaban, hacían reuniones, para coordinar el recital. Todo lo que conté, miralo al revés. Ahora las bandas no se juntan para armar recitales, ahora los junta una persona para armar los recitales. Las bandas no van a pegar afiches, las bandas no se ponen en la puerta a cobrar la entrada como hacíamos nosotros. Las bandas cumplen con el requisito del productor; ahora la responsabilidad de los músicos es cumplir con lo que les pide el productor y ya está. La responsabilidad de nosotros antes era distinta, era pegar los afiches, era conseguir el lugar para tocar, conseguir el sonido, vender entradas en el lugar, ir a repartir los volantes. Yo dejé de salir pero yo no veo más a un músico yendo a los lugares a repartir volantes, me parece que ya no hay muchos músicos que vayan a repartir volantes. Está todo al revés y pasa lo que pasa. Ya se establecieron esos parámetros de cómo está regido el heavy metal, no sólo en Rosario sino en toda la Argentina, en dónde el músico es el forro del organizador. El músico tiene que cumplir las expectativas del organizador, y la expectativa del organizador es que le cierre éste número, que pongan tanta plata, sea en entradas o en fijo. La gran frase del 2000 es el fijo: “hay que pagar el fijo”...
- Ernesto: Está mencionado en el disco nuestro, “paguen el fijo”...
- Mauro: ... y esa es la única preocupación del músico ahora, cumplir eso y ya está. Si querés que ahonde más, ahondo más, pero no creo que haga falta (risas).

- Ahora vamos más atrás en el tiempo. Esta pregunta es para Ernesto. Por lo que leí en la página de ustedes, en una nota que les hicieron en el Metálica Zine, vos con Chicholo ya venías tocando heavy metal y música pesada en una banda llamada Crisis, que tocaron en los ‘70s y en los ‘80s...
- Ernesto: En los ‘70s y en los ‘80s. O sea, antes había poco acceso siquiera a un disco de vinilo, que eran importados. Nosotros entramos a cultivar eso con Zeppelin y Purple en los ‘70s ya. Después hicimos y dimos todo lo que pudimos, e hicimos conocer esa música a montones de gente. Íbamos a tocar afuera, en el campo, donde se tocaba nada más que cumbia, y nos poníamos nosotros, nos plantábamos y tocábamos eso. Nos miraban como “bicho raro”, pero no importa, empezó así. Tuvimos un impasse, en la época de adultos, en la época en que fuimos padres, que paramos un poquito; y después nos volvimos a juntar en torno a los afectos, por ejemplo, con Mauro, y arrancó la semilla de lo que hoy es Trident.

- O sea, el paso previo fue el trabajo hecho con Crisis...
- Ernesto: Exacto, exacto. Un trabajo de aquella época, que había un par de bandas solamente que curtían esa onda, y que hicimos conocer. Yo pienso que mucha gente conoció a Zeppelin y a Purple gracias a que escucharon a Crisis y dijeron “¿esto qué es?”, esa es la realidad.
- Claro, yo esa pregunta la hacía por el tema de cómo arranca el heavy metal acá en Rosario, o sea, qué era hacer heavy metal en esos años...
- Ernesto: Claro, en esos años era ser un bicho raro total, “¿qué está haciendo el loco ese arriba del escenario haciendo ese ruido?”, eso era hacer heavy metal en esa época.

- Ustedes ya va a hacer como dos años que no tocan en Rosario. Están tocando por distintos puntos del país, pero no han tocado en Rosario. Y ya salió el nuevo disco, “Elric El Albino”. Quería saber si tienen pensado hacer pronto, o en un futuro no muy lejano, una presentación de este disco en vivo en Rosario.
- Mauro: Sí, obviamente. Nosotros cuando sacamos “Guerreros de Turno”, la presentación del disco fue cuando tocamos en el Galpón 11. Pero claro que tenemos ganas. El tema es que la vemos difícil porque los lugares donde se hacen los recitales de heavy metal tienen unas reglas en las cuales a nosotros se nos hace imposible entrar. Hay ciertos productores que son los que hacen tocar a las bandas o los que cierran los arreglos y nosotros a esos productores no les interesamos, para nada. Entonces, ese es el motivo. Por ahí hay un montón de gente que, cuando yo salgo a la noche, me dice “pero loco, ustedes no tocan más en Rosario, ¿qué pasa?, que esto, que lo otro...”. Como si no nos interesaría tocar en Rosario, y no es así. No vamos a transar con el ideal de nosotros. Nosotros podríamos agarrar y cumplir con los requisitos de los productores y tocar en Rosario, pero no lo vamos a hacer. Entonces por eso es que no tocamos en Rosario. En algún momento nos juntaremos con alguna banda amiga y decimos: “hacemos un recital y lo organizamos entre bandas”, listo, ésa va a ser. Pero la veo tan difícil porque veo que hasta nuestras bandas amigas a la ideología de nosotros ya la pasaron por arriba, no nos dan pelota.
- Ernesto: Mirá, en Argentina hubo un famoso político que se llamaba Perón, que no volvía a la Argentina porque no estaban dadas las condiciones, tardó 40 años en volver (Nota: en realidad fueron 17 años de exilio). Bueno, para Trident todavía no están dadas las condiciones para tocar en Rosario (risas)

- Lo que sí vi, es que ya han tocado un par de veces o más en la ciudad de Santa Fe, que es conocida por los que estamos en esto como la “capital nacional del heavy metal tradicional”. Quería saber cómo les ha ido en esas fechas. Uno ya supone que ahí Trident va a ser muy bien recibido por el público.
- Mauro: Allá en Santa Fe entrás en el mundo de la fantasía...
- ¿Es verdad que es un viaje a los ‘80s?
- Mauro: Exactamente. Vos ves chicas con el pelo batido...
- Ernesto: ...chicas con el pelo batido, calcitas de cebra...
- Mauro: Sí, es el paraíso... Si te gusta el heavy metal de los ‘80s, es el sueño...
- Ernesto: Y nos hacen sentir muy cómodos, somos muy bien recibidos, una gente maravillosa. Te puedo asegurar que realmente hoy en día me quedaría a vivir si es necesario allá, porque la justa es esa...
- Mauro: No necesitás tocar covers ahí en Santa Fe para que te den pelota, en Santa Fe vos vas a tocar tus temas, en Santa Fe no les va la pelotudez.
- Ernesto: Hay una gente de fierro como es Panky (bajista/vocalista de Cruor-Lid), que es un loco que se la juega por el heavy metal y no por la guita. Entonces ahí da gusto ir a tocar.

- Ya que estamos con las fechas en otras ciudades, antes me comentaban que les fue muy bien en el sur, en General Roca, que es un lugar que está lejos y a la vez hay allí una movida metalera importante, inclusive dentro de distintos estilos. ¿Ustedes creen que todavía en esos lugares sobrevive una “hermandad metalera”, que en otros lados vemos lejos?
- Mauro: Claro, te lo dicen todos los de las bandas, parece que mientras vos te alejás más de las grandes ciudades, más apoyo, o más movida, o más auténtica ves la movida del heavy metal. Pero eso es simple, porque los organizadores de esos lugares lo organizan para que haya recitales, es la misma gente que va a ver el recital. Vos mientras a más metrópolis vas, más negocio es. Lo lindo del rock, del metal, es el sentimiento, es la música; cuando ya se desvía de eso, empieza a tener mucha influencia la parte económica, el teje y maneje, se diluye la escena. Entonces por eso uno va. Nos vamos a tocar a Río Negro y vos vez, no la podés creer que allá te canten todos los temas de Trident y te pidan temas del primer disco de nosotros, que nunca acá en Rosario nos han pedido un tema de nosotros; nos piden uno de Maiden, no nos piden tocar “Primitivo” del segundo disco, que nos pasaba allá y vos no la podés creer. Claro, no la podés creer porque vos estás acostumbrado a esto, a lo que pasa en la ciudad. Y en Santa Fe es de las únicas... creo que debe ser la única en el país, que es una capital y el heavy metal todavía se mantiene...
- Ernesto: No está contaminada.
- Mauro: Está en formol, desde los años ‘80s está así. O por lo menos, la clase de circuito al que vamos nosotros cuando vamos a tocar a Santa Fe.
- Ernesto: Pero de última lo que te gratifica, vos vas al sur y encontrás la respuesta, encontrás el eco, encontrás todo. Vas a Santa Fe y encontrás esa hermandad que hay, el ida y vuelta con la gente, y realmente vos decís “puta, vale la pena tanta historia que uno hace después de tantos años, vale la pena”.
- Nahuel: Volviendo a lo de General Roca, en el sur, como ahí está lejos de lo que es Buenos Aires, Rosario, Córdoba, llegan menos bandas. Entonces vos como espectador, que tenés muchas menos posibilidades de ver bandas, lo valorás más. Es como que, antes vos el disco que tenías lo escuchabas todo el tiempo, ahora tenés todos los discos y no lo valorás tanto. Y si te viene una banda de afuera, capaz que la conocés o capaz que no, pero si no la conocés te averiguás a ver que onda, te termina gustando y vas al recital. Como hay menos oferta de bandas lo valoran más, entonces siempre es la misma gente la que está, vos no vas a ver a alguno que no viste otro día, siempre los mismos van.

- Volviendo al disco, una de las gratas sorpresas que trae “Elric El Albino” es la inclusión de Ross The Boss haciendo un solo en un tema como invitado, en “Sutiles Corsarios”. ¿Cómo se dio este contacto para que Ross The Boss llegue a estar presente en el disco de Trident? Sé por lo que me han comentado, por lo que vi en la página de ustedes y en la página del Metálica Zine, que Ross The Boss estuvo encantado de participar desde el principio.
- Mauro: Viste que se acostumbra, vos sacás un disco y entonces el “enganche” es meter un músico ex de algo, que te haga, o toque, o cante un tema, lo que sea. Ya se sabe que Diego Valdéz en el disco que cante, va como piña, como es un cantante de la puta madre, entonces lo llaman a Diego Valdéz, lo llaman al de Renacer... Fabián me dice: “¿Querés que metamos a algún invitado?”. Y nosotros le dijimos que no, que no queríamos ningún invitado; primero que no tenemos a ningún músico conocido amigo como, así que por el hecho del “gancho” nada más, no tenía sentido para nosotros.
- Nahuel: Fabián nos tiró una lista de músicos y al final de todo decía: “Y sí, delirando mucho, puede ser Ross The Boss”. Justo se había dado en la época en que él le había hecho una nota a Ross The Boss y había tenido contacto. Y agarramos y le dijimos, por lo que ya te dijo Mauro, “vamos primero con Ross The Boss, a ver qué pasa”. Y bueno, se dio.
- Mauro: Con Ross The Boss la cosa fue... “estaría bárbaro que escuche algún tema de Trident”. Teníamos un tema que lo estábamos grabando en ese momento, no grabamos los solos, armé una mezcla, se la mandé a Fabián, y Fabián se la manda al manager de él. Cuando lo escucha Ross The Boss, a la semana, manda el tipo un mail a Fabián, a nosotros, que sería un honor para él participar en el tema, que le gustó mucho. Después habla por teléfono con Fabián, lo lindo fue cuando le comenta que le gustaba. Después nos preguntó para cuando lo necesitábamos, le dijimos en marzo, del año pasado sería. Y en marzo del año pasado nos mandó... Yo soy el que me encargo de grabar el disco, de mezclarlo, así que lo loco fue que el tipo...
- Nahuel: Él primero nos preguntó, en un mail agarra y pregunta: “¿Dónde quieren que haga el solo?”. Nosotros le mandamos el tema, no le mandamos instrucciones. “¿Dónde quieren que haga el tema, o que toque en todos lados?”. Agarramos y le dijimos: “Vos hacé lo que te parezca a vos, el criterio es tuyo.”
- Mauro: Generalmente vos para cumplir una palabra, agarras y zapás un solo y a la mierda! Pero Ross The Boss me mandó una serie de pistas distintas, solos, opciones de teclados y una recomendación de cómo quería el solo. Así que yo me vi mezclando yo las pistas de Ross The Boss, escuchando los sonidos puros, estuvo bárbaro. Después el tipo mandó comentarios a los videos de YouTube, se creó una ida y vuelta de mails en esa época donde quedó todo bien y hasta hace un par de meses lo tenía como novedad en la página de él, y puso el tema para escuchar. Son cosas que no tenés idea que pueden llegar a pasar...
- Nahuel: Si yo entré a la página y no, no lo podía creer...

- Sí, me imagino que para ustedes debe haber sido un honor tenerlo, o sea, por lo que representa Ross The Boss en el metal y su pasado en Manowar.
- Mauro: Claro, aparte de que era el guitarrista de Manowar, uno sabe de Ross The Boss y sabe más o menos en la que anda él. Era como un tipo que piensa o tiene la misma ideología que nosotros. Venía justo, no era un invitado para el “gancho” nada más, venía justo con nosotros. Y que te dé bola este tipo... Entonces el tema es que nos haya dado bola, porque nos podría haber mandado a la mierda...
- Ernesto: Entonces de repente vos ves plasmadas ese tipo de cosas y decís: “la puta, al pedo no fue tanto...”.

- En junio Trident va a ser una de las bandas invitadas en el recital que va a dar Virgin Steele en Capital, que aparte de ser la primera vez que vienen si no me equivoco, es la única fecha en Sudamérica que va a hacer Virgin Steele. ¿Se están preparando de alguna manera especial para esa fecha? ¿Qué expectativas tienen? ¿Qué representa para Trident llegar a telonear a una banda histórica y muy importante como Virgin Steele? Una de las bandas de heavy metal/epic metal de culto junto con Manowar y otras más.
- Mauro: Al margen de que sea, lo que vos decís, lo que representa la banda, que es el estilo por ahí que mamamos nosotros, que es lo que nos gusta, te da orgullo decir: “la vez que vino Virgin Steele lo vi y encima toqué antes”; entonces eso ya es impagable. Lo importante de la fecha esa, viste que vos decís que es la única fecha que tocan en Sudamérica. Es la única fecha que tocan en Sudamérica porque esa banda si no fuera por la gente que la trae, no hubiese tocado nunca, porque esas son bandas que son pérdida, por eso no las trae nadie, porque son “bandas pérdida”. ¿Por qué? Porque son bandas de culto, entonces vos a la banda de culto no la vas a ver nunca, salvo por la gente delirante como la que la va a traer, que lo hace porque quiere ver a la banda. Entonces van a participar bandas que invita esta gente, los organizadores, que es la gente del Metálica Zine y tuvimos el honor nosotros de que nos inviten. Y preparándonos nos estamos preparando mucho, bien, porque va a ser la primera vez que nos vea en vivo la gente que nos editó el disco, porque no nos conocen todavía tocando en vivo, fue solamente el trato por mail o por conocerlos personalmente hablando, es una relación muy extraña que tenemos (risas). Queremos que nos vea alguna vez en vivo la gente que puso la plata por Trident, que vea en qué invirtió. Y aparte porque nosotros íbamos a hacer la presentación del disco, de “Elric El Albino”, iba a ser en Santa Fe en el Festival de Hermandad Metálica y se suspendió. Esa fue la vez que vino gente de Buenos Aires, de Mar del Plata, de La Plata, de Mendoza, vino Arkanos de Bolivia a tocar. Un montón de gente que nos quería ver, se suspendió ese recital y no nos pudieron ver, y van a ir al recital de Virgin Steele; entonces va a ser como la revancha para que conozcan a Trident, por lo menos. No pudimos tocar en Santa Fe, en Buenos Aires lo vamos a hacer.

- Para empezar a cerrar toda esta charla que venimos teniendo en esta nota y antes, en la cual las dos palabras que más se repiten son dos: heavy metal, quería saber, después de todo lo que me han contado ustedes, qué significa el heavy metal en sus vidas, qué representa, cómo se imaginan que será el heavy metal dentro de unos años. Porque estamos viviendo épocas de cambios, sin embargo hay algo que es un hecho: siempre que se lo dio por muerto, por acabado, el heavy metal demostró seguir ahí, firme.
- Nahuel: Nunca se fue el heavy metal porque no es una moda. Mientras haya gente que le siga gustando el heavy metal, siempre va a estar. Mientras haya gente que siempre haga algo y se rompa el culo de forma desinteresada por eso, va a estar, porque de última el heavy metal está por eso, no porque los comerciantes... En los ‘80s, en aquella época lo aprovecharon e hicieron plata con el heavy metal y todas las bandas que nosotros vemos ahora en estadios tocando. Pero todas las otras bandas que estaban, que eran under, siguen estando ahora. Es por gente que hace todo a pulmón...
- Ernesto: Para muchos el heavy metal es un estilo de vida, para muchos otros también es una forma de pensar y una forma de encarar la vida, para muchos otros es un motivo por el cual vivir. Nosotros con la poca trascendencia que tenemos sabemos, dicho por gente que nos ha mandado mensajes y mails, que hemos influido con nuestra música en la vida de algunos y representamos una etapa en su vida. Viste que la música te va marcando etapas, vos cuando escuchás un tema... cuando vos tenías quince años te marcó ese tema porque... por una minita, por lo que sea. El heavy metal es eso. Para nosotros, no queremos que sea una etapa de nuestra vida, sino queremos que sea nuestra vida, por eso estamos; y por eso está Nahuel que es el más chico y yo que soy el más grande. Somos tres generaciones que estamos conviviendo en la misma banda y vos fijate que estamos compartiendo el mismo estilo. Entonces eso va más allá de la moda, va más allá de las edades. Es música pura, sentimiento y forma de pensar.

- Quería dejar esta pregunta para el final, y no es casualidad que sea después de hablar sobre el significado del heavy metal en nuestras vidas. Quería hablar de Ronnie James Dio y su reciente fallecimiento, que nos afecta a todos los que estamos en esto, sea cual sea el estilo de metal, todos se han hecho eco de esta pérdida. ¿Cómo lo van a recordar ustedes? ¿Cómo lo van a tener presente?
- Mauro: Mirá, cuando Nahuel se entera, yo estaba en un estudio de grabación, estaba grabando a una banda amiga. Me manda el mensaje, me pone que Dio se murió, fue ese mismo día, a la tarde nos enteramos nosotros. Le mando el mensaje a Chicholo, que Dio viene a ser su máximo ídolo, fue la peor noticia que le podría haber dado. Y lo loco fue que empiezo a recibir mensajes de amigas mías que no tienen nada que ver con el heavy metal, avisándome, amigos, gente que tenía relación cuando era chico, que no volví a ver... Siempre fue uno de los músicos que más escuchamos nosotros. Entonces me di cuenta de que era, yo creo, uno de los tipos más queridos en el heavy metal. Intachable. No creo que haya algo que se le pueda reprochar a Ronnie Dio. Creo que representa la sinceridad, la lealtad en lo que hace. Para nosotros es el más grande. Trident siempre giró en torno de Ronnie Dio, porque es todo lo que nos gustaba a nosotros. Por ahí no será ese estilo de música justo el que hacemos, pero era nuestro gran ídolo. A nosotros nos hizo pelota, porque fue el primero de los grandes ídolos de nosotros que se muere y sobre todo Dio que era una persona que apreciábamos mucho.
Ernesto: Yo pienso que el día de la muerte de Dio en el futuro va a ser recordado no como el día que se murió Dio sino como el día que pasó a la eternidad Dio.

-Sí, inclusive, estuve viendo en internet, ya hay campañas para declarar ese día (16 de mayo) no como el recordatorio de la muerte de Dio sino como el “Día Mundial del Heavy Metal”. Creo que sería lo más justo...
Ernesto: Y que va a lograr serlo, va a terminar siéndolo, porque la realidad es esa...

-Creo que si hay un tipo que lo encarnaba (al metal), y que nos une a todos todavía, después de tanta diversificación de géneros...
Ernesto: Y con el paso del tiempo va a ser más grande todavía, cuando pase el tiempo va a ser más grande, a todos les pasa. Por eso pasó a la eternidad.

-Para terminar la nota, tienen el espacio para decirle lo que quieran a la gente que va a leer esta nota...
Mauro: Hay un montón de gente que a nosotros no nos han visto. Nosotros hace más de dos años que no tocamos acá en Rosario, conocemos y sabemos que han surgido un montón de bandas, y hay mucha gente que va a recitales que a nosotros no nos conoce. En un futuro vamos a tocar en Rosario, queremos que nos conozcan. Todo lo que les quiero decir: valoren a las bandas que se rompen el culo. Yo entiendo que es divertido ver las “bandas tributo”, es divertido tocar covers, porque a mí me encanta tocar temas de Maiden, de Dio, pero a la gente, apoye a las bandas en serio, porque es la única forma de que crezca la movida. Y que las bandas... está bien, empezaron con los tributos pero que no dejen de tocar, que sigan tocando, que hagan sus temas, que hagan que exista la movida. Si no existe la movida, ¿qué pasa? Tenemos que ir a tocar a otro lado, como es lo que nos está pasando a nosotros. Y nosotros somos una banda de Rosario, por eso nuestro último disco habla de Rosario nada más. Es todo de Rosario porque es la plaza adonde tendríamos que estar tocando nosotros y no podemos tocar, porque las reglas del juego están dadas para que una banda con una ideología como la nuestra no pueda tocar.
Ernesto: Nosotros nos enorgullecemos de ser rosarinos, queremos que Rosario se enorgullezca de tener a Trident. Ojalá alguna vez sea así.
Mauro: Total siempre va a haber un montón de Elric el albino en toda ciudad, pueblo... Esos van y vienen, quedan las bandas, queda la música, así que denle bola a esos, a esos apoyen, no a los garcas.

Por Pablo Skorupski.
También en Corcel de Acero