Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
14/4/2007 - CORDOBA METAL FEST EN ESTADIO JUNIORS

Por Natalia Torres Para "La voz del Interior" - Lunes 16 de Abril

Negro, negro y más negro. Cientos de remeras negras en fila, esperando para ingresar a Juniors anticipaban una noche de decibeles demoledores y puños en alto. Y no era para menos, considerando que la mismísima realeza del heavy nacional se haría presente sobre las tablas. Almafuerte, O´Connor, Horcas y Razones Conscientes (los más nuevitos de la camada, pero con el pedigrí de tener al ex guitarrista de Hermética, Antonio Romano, entre sus filas) eran los brutales animadores del festival, y la contemplación de sus nombres estampados en el papel de las entradas casi auguraba tímpanos zumbantes.

Luego de que los locales de Volt dejaran el terreno allanado a fuerza de un metal altamente hermanado con el hard rock, de alto octanaje y con una presentación sonora muy prolija, Horcas hizo pie en Juniors, con los músicos flanqueados por dos imágenes inspiradas en la tapa de su álbum Demencial.

Si hay algo que el vocalista Walter Meza sabe perfectamente, es qué nervios presionar en su público para ponerlo en plena euforia, e hizo uso de ese arte durante todo el set de su banda, arengando sin parar. Más allá de que la ecualización de los instrumentos no haya sido la óptima (algo que, de todas formas, mejoró a medida que Horcas avanzaba con su show), el grupo supo sacar máximo provecho del tiempo acotado que le permitía el formato festivalero, golpeando duro y parejo con su thrash metal arrollador, que tuvo su punto de mejor respuesta en Solución suicida, ya promediando el cierre.

Llegó el turno de Razones Conscientes y, siendo esta la primera vez que la banda tocaba ante una gran cantidad de público (unas 3000 personas llenaban el recinto), la actitud de la gente fue más de observación asimiladora que de genuino entusiasmo. La impresión que quedó en sus oídos fue la de una propuesta focalizada en el heavy clásico, atacada con bastante más peso que lo acostumbrado, y basada en la pericia guitarrística de Romano.

Razones Conscientes también dejó caer una versión de Hallowed be thy name de Iron Maiden, que gustó y sorprendió (son contadas las veces en las que una banda de heavy argentino se anima al cover anglo).

Magnetismo oscuro
El inicio del set de O´Connor vio mermado el impacto de 1976 por un problema en la guitarra de Alejandro Venneri (nuevo encargado de las seis cuerdas, luego de la partida de Alejandro Cota). La banda pareció un tanto distraída por el desperfecto, pero fue haciendo pie de a poco sobre el escenario, apoyada en el magnetismo imponente y oscuro de Claudio O´Connor y en la fuerza de enormes canciones como No te aflijas y Sangre para el rey, además de repasar varios temas de su último álbum, Estamos pariendo (mención especial para el tema que da título al álbum, un auténtico monstruo riffero).

El cierre fue con la obligada versión de Memoria de siglos, quizás el tema de Hermética que más combina con la densidad sonora de O´Connor.

Obviamente, fue Almafuerte la banda que terminó desatando el delirio del público. Presentada por un locutor, la banda de Ricardo Iorio desgranó un show de una hora y media que siguió el formato de su anterior recital en tierras cordobesas: mechar canciones de Toro y pampa con clásicos indelebles (incluso Rubén Patagonia repitió su aparición para cantar Cacique Yatel, aunque esta vez a dúo con Iorio). Y, si bien forzar a un grupo del calibre de Almafuerte a ceñirse a un horario estipulado seguramente dejó a varios fans con ganas de más (y a varios temas ineludibles sin tocar), la banda tuvo la inteligencia de favorecer su repertorio más contundente, con joyitas como El visitante y El pibe tigre, además de ese nuevo clásico que es La máquina de picar carne, merecedor del pogo más caliente de la noche (con vasos de cerveza voladores incluidos).

Cuando la banda cerró con A vos amigo, no sólo sonó como el punto final de su propio show, sino también de todo el festival, un testamento más a la fidelidad a prueba de balas del metalero argentino.

Después, sólo quedaba buscarse un trago y brindar por la noche que finalizaba y, por qué no, por la amistad heavy. ¡Salud!

Por Princess Of Darkness

Fuente: Cordoba.net
Link a la nota