Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
13/10/2009 - Distraught en Rosario: Maestros del Thrash Brasileño desvastaron El Sotano

Fecha del Evento: 4 de Septiembre
Lugar: El Sotano


Hay recitales que son históricos. No siempre hace falta que sean bandas reconocidas mundialmente las que tocan, ni que el recinto presente un lleno total. Hay ocasiones en que la performance del grupo principal es superlativa y ese hecho constituye en sí mismo el suceso histórico. En fin, la cuestión es que Distraught visitó Rosario en el marco del festival Piranhius Murderer of Minds 2 y dio un show devastador, impecable, inolvidable. Estos brasileños nativos de Porto Alegre nos dibujaron una sonrisa a todos los fanáticos del thrash metal y del metal en general. Justamente en un fin de semana marcado por el partido de fútbol por las eliminatorias sudamericanas disputado ente Argentina y Brasil en nuestra ciudad. Pero el metal no sabe de rivalidades y fue así que, junto con otras 4 bandas que demostraron estar a la altura del evento, tras muchísimos cambios en la grilla, Distraught dio una verdadera lección de thrash metal en El Sótano.

Apenas pasada la medianoche, Emotional Winter efectuó su debut en vivo, ocupando el lugar que dejara vacante Distopía. Proveniente de Villa Gobernador Gálvez, esta es la nueva agrupación de Antonio Franco, quien fuera bajista de Grimorium. El estilo que practican es similar al que ofreciera históricamente Grimorium, esto es, doom/gothic metal con mucha melodía, sumando ahora climas más atmosféricos e incluso pasajes acústicos, influencia directa de los británicos Anathema. Tocaron casi media hora, sonaron bien y gozaron de la aceptación del público presente. Auspicioso comienzo de carrera para Emotional Winter, ojalá sea el principio de algo importante y trascendente para la escena.

En segundo lugar y antecediendo al grupo principal, Hostile Monarch fue un más que digno reemplazante de Necrópolis y Ancestrum. Oriundos de la localidad bonaerense de Guernica, estos 4 músicos ofrecieron un salvaje y a la vez elaborado set de black metal, con la crudeza que el estilo requiere en estado puro, pero a la vez dotado de melodías y arreglos que enriquecen las composiciones, pudiendo apreciar influencias que van desde el black metal noruego hasta el melodic black/death forjado por los legendarios suecos Dissection.
La presencia escénica de Hostile Monarch impone el respeto y el poderío que su música expresa: los músicos demuestran actitud y seriedad usando corpsepainting y el vocalista Ayalez refuerza el imaginario blasfemo y satánico mostrándose bañado en sangre, sosteniendo una cruz invertida y una calavera de cabra, mientras que el bajista Sir Jovellyus aparece usando una sotana como atuendo.
En cuanto al repertorio, estuvo mayormente compuesto por los tracks de su último trabajo discográfico “In Tyrannos”: “Lacrimoso Destino”, “666 The Black Destinations”, “The Dark Pretending”, “Black Force Morbid”, “Negro Destino” y “Danza del Mal”. Además ejecutaron “Espíritus del Dolor” y el cover de Mayhem “Freezing Moon”, un clásico festejado y seguido a puro headbanging por los que disfrutamos del “metal negro”.
Memorable visita de Hostile Monarch a Rosario, dejando su marca como descarga eléctrica previa a la implacable tormenta que se avecinaba.

2:05 a.m. Luego de algunos minutos de espera, Distraught ofreció una devastadora demostración de thrash metal. Estos 5 gaúchos realmente son cosa seria y sorprendieron a más de uno. Con casi 20 años a cuestas, han compartido escenario con bandas de la talla de Tankard, Vader, Destruction y sus vecinos de Krisiun, por mencionar solamente algunas. Y, a juzgar por su nivel de calidad, despliegue y personalidad, nada tienen que envidiarle a estos legendarios grupos en cuanto a su poder en directo. Su música bien podría situarse en un thrash metal más orientado a la vieja escuela (aunque sin renegar de matices modernos) con influencias de iconos como Kreator, Destruction, Testament y Slayer, con el agregado de elementos death que caracterizan a tantas bandas thrasher brasileñas.
Distraught salió a escena con Éverson Krentz en batería, la dupla de guitarristas conformada por Ricardo Silveira y Marcos Machado, el vocalista André Meyer (miembro fundador del grupo) y Nelson Casagrande en bajo; éste último tocó durante todo el show sentado en una banqueta porque tenía la pierna izquierda quebrada, lo cual no impidió que ejecutara su instrumento con mucha actitud y haciendo headbanging constantemente.
Yendo a lo que fue el show en sí, Distraught sabe como partirle la cabeza a una audiencia. Ya de entrada se notó su profesionalismo, el talento de los músicos y los años de escenarios recorridos capitalizados en cada gesto, en cada nota, en el sentimiento volcado en cada tema. Basaron el concierto en su material más reciente, esto es, el recomendable “Behind the Veil” (2004) y el flamante “Unnatural Display of Art” (2009), placas que ya pueden ser consideradas piezas de colección del thrash sudamericano contemporáneo. Así fue que arremetieron con “The End of Times”, “Ghosts of Penitence”, “Holy Inquisition” y “Reflection of Clarity”, demostrando un poderío y una contundencia avasallante, con un sonido perfectamente equilibrado que permitía distinguir con nitidez cada instrumento.
El público escuchaba con respeto y se iba entusiasmando de a poco, ya que Distraught contagiaba con su presencia escénica, con sus riffs y con las arengas de André Meyer, un frontman que supo como ganarse hasta al más escéptico. Ya promediando el concierto, había pogo y gente coreando los temas, mérito total de Distraught teniendo en cuenta que muchos nunca habían oído nada de ellos.
En cuanto a lucimientos individuales, todos son músicos de primera línea. André Meyer tiene muy claro como dominar el registro de su voz, muy death por momentos, agresiva y áspera, encaja perfectamente en la también agresiva propuesta de la banda. Los guitarristas Silveira y Machado son una “máquina” de generar riffs y solos cargados de velocidad, técnica y poder en dosis justas. La base rítmica es firme, compacta e implacable: el lesionado bajista Nelson Casagrande se complementa a la perfección con el baterista Krentz, un auténtico animal tras los parches. Pero lo que más cabe destacar aquí es que Distraught es una banda imbatible funcionando como un todo, hecho que quedó plasmado en temazos como “Burning Pages”, “Your God is Dead” y “Hellucinations”, una certera patada a la mandíbula.
Durante el tramo final de su actuación, con la gente eufórica en el local de Mitre y Córdoba, Distraught mantuvo bien alta la intensidad y la potencia con composiciones como “Killing Silence”, “The Order” y “Evil Portrait”, y sorprendió gratamente a todos al interpretar “Into The Pit” de Fight.
Tras un set que duró más de una hora, Distraught culminó su inolvidable actuación. Agradecidos por la respuesta de la gente, humildemente saludaron a todos los metaleros que se arrimaron al escenario para felicitarlos por el espectáculo ofrecido. Luego se quedarían compartiendo cervezas y viendo a las otras bandas que cerraron el festival. Estos maestros del noble arte del thrash metal ya nos habían partido el cráneo.

Mental Disease sabía que no contaba con demasiado tiempo para exponer lo suyo y trató de aprovecharlo al máximo. Incluidos en la grilla tras darse de baja la presentación de Biodroid (quienes habían reemplazado en cartel a Synthetic Soul), el quinteto local ofreció un repertorio enfocado en canciones propias como “Psychobitch” y un par de temas nuevos.
Lamentablemente el sonido por momentos no fue de lo mejor y quedaba muy saturado, lo cual impedía apreciar los arreglos y los elaborados solos de guitarra. De todas maneras, Mental Disease redondeó 30 minutos de una digna actuación.

Ya pasadas las 4 de la mañana, Cabra brindó un enérgico show para los pocos presentes, entre ellos un puñado de sus incondicionales seguidores, que cantaron todos los temas e hicieron pogo. Tocaron piezas musicales de su propia autoría como “Generación Demente”, “La Ira de tu Ser”, “Voz Consciente”, “Get Away”, etc.
Al igual que cuando compartieron la grilla con Inferia el pasado mes de marzo, Cabra volvió a ser el acto de clausura de un festival internacional under, lo cual no es poco para un grupo que recientemente ha cumplido un año con su formación consolidada.

Algunas conclusiones pueden sacarse tras este primer paso de Distraught por Rosario.
Por un lado destacar la organización y el buen tino de Ariel de Asesinos de Mentes al jugársela y traer a esta banda, personalmente el mejor grupo internacional de metal que vi en Rosario (solamente equiparable con la visita de Napalm Death en 2007). Por otro lado, fue decepcionante ver la poca cantidad de público que había para una fecha de esta magnitud. Porque si bien es cierto que Distraught no es conocido por estos lares, no menos cierto es que fue mucha menos gente que la que va habitualmente a un “recital de tributos”, por ejemplo. Da la sensación de que ese viejo espíritu metalero ávido de conocer bandas y música se está perdiendo en esta ciudad, o en todo caso será que en la actualidad los metaleros no somos tantos como parecía. Ésto no pasa solamente acá; desconozco cuanta fue la concurrencia en el show de Córdoba, pero en Buenos Aires tampoco fueron demasiados a ver a Distraught, en una fecha en Asbury Rock que compartieron con Serpentor, Anomalía, Climatic Terra y Dementaria. En fin, lo que importa es la música y sin duda Distraught tiene mucha para ofrecer, mereciendo a esta altura un lugar en las “ligas mayores” del thrash mundial, como ya lo han conseguido sus compatriotas de Torture Squad. Ojalá puedan volver a visitarnos en un futuro no demasiado lejano. Al metal le hace muy bien que sigan existiendo bandas como Distraught.

Por Pablo Skorupski
Corcel de Acero