Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
22/12/2009 - Mastifal en El Sótano de Rosario - 28 de Noviembre de 2009

Una de las bandas importantes del metal nacional que todavía no había pasado por Rosario en este 2009 era Mastifal. El día finalmente llegó y muchos metaleros nos acercamos al local de Mitre y Córdoba para disfrutar de una de las mejores y más profesionales performances en vivo que presenta la escena argentina actual. A continuación, la crónica completa del evento.

Exactamente a la medianoche, Traxión Etílica inició su set con “Identidad”, uno de los temas más potentes de su repertorio. A continuación tocaron “Búsqueda Incansable” (tema que da título a su disco), “Escoria”, “Esclavo” y el nuevo “Odio y Dolor”, entre otros. Si bien al principio se notaron algunas deficiencias en el sonido, el mismo mejoró con el correr de las canciones.
Da la impresión que Traxión Etílica se desenvuelve con más soltura y comodidad en los pasajes más crudos y rápidos, tomando aquí mayor protagonismo el baterista Alex Genovese. Cerraron con “El Témpano”, cover de una pieza melódica popularizada por artistas del movimiento que se conoció como “Trova Rosarina”.

Un rato después, Distopía se posicionó como el mejor grupo soporte de la noche, a fuerza de energía y un puñado de composiciones propias que hicieron mover la cabeza a varios de los headbangers presentes. Lo suyo es el thrash y su influencia proviene del thrash metal más clásico, con grupos como Megadeth a la cabeza, sin renegar de la inclusión de elementos más contemporáneos.
Así Distopía hizo sonar “Víctima o Victimario”, “Distopía”, “Justicia o Libertad”, “Bajo tu Cruz”, “Yo-Cripta” y “Nunca Más”, entre otros. Lo más destacado: la potencia de la banda en los pasajes más “machacantes” y la labor de la dupla de guitarristas compuesta por Pablo Pastinante (ocupa ese mismo puesto en Sin Piedad) y Alejandro Gorr (quien también se hace cargo de la voz).

En tercer lugar se presentó Scream For My Soul, quienes con su deathcore/screamo de bases speed/thrash no lograron entusiasmar a un público que les fue prácticamente indiferente. Si bien en los temas propios que tocaron demostraron entusiasmo para con su música, se tornaba evidente que había desajustes entre la voz gritada y las mencionadas bases speed/thrash, algo no encajaba, no pudiendo definir bien su estilo. Tras 15 minutos de actuación decidieron terminar abruptamente cuando al guitarrista se le rompió su instrumento.

Llegó el turno de Supervivencia. Los muchachos de Firmat una vez más demostraron que tienen con qué contagiar a la gente, tocando temas propios en su mayoría de corte heavy/thrash como “Genocidio Argentino” y “Vientos de libertad”. Sonaron prolijos y compactos, demostrando ganas, actitud y destreza a la hora de mostrar su música. Para el cierre dejaron los covers: “Walk” y otro más de Pantera, sumados a “Territory” de Sepultura, desataron el pogo frente al escenario.

Cuando todos esperábamos que apareciera Mastifal, Coalission pisó las tablas para mostrar lo suyo. Esta banda porteña ya visitó estos pagos en otras oportunidades, inclusive bajo su anterior nombre Atenas (formados a mediados de los ‘90s, practicaban un estilo bastante semejante a Hermética).
Aunque sonaron prolijos y ajustados, la audiencia no se enganchó con su propuesta, pero siguieron respetuosamente la ejecución de temas como “Vivo en el Infierno” o “Alienado” (track-título de su primer álbum). Su estilo se enmarca en un thrash/death con algunos matices extraídos del black que enriquecen y le otorgan personalidad a Coalission. Contaron con el bajista de Vorágine como músico sesionista invitado.

A las 4 a.m. por fin apareció Mastifal, provocando la algarabía de los fans que esperaron pacientemente hasta esa hora para arrojarse de lleno a un agitado pogo. De visible buen humor, el vocalista Miguel A. Maciel agradeció a los presentes y los invitó a disfrutar de un show que ya de entrada comenzaba a ser demoledor, de la mano de canciones como “Síndrome de Supremacía”, “Culto Vacío Radical”, “Hacia Ningún Lugar”, “Bionecrosis”, etc.
El hecho más relevante en lo previo al concierto y que despertaba expectativa era saber quién sería el reemplazante de Rubén Barreto, baterista y miembro fundador de Mastifal que dejó la banda hace algunos meses. El encargado en esta fecha fue el sesionista Alejandro Zon, cumpliendo con creces la difícil tarea tras los parches.
Más allá de este cambio obligado en la formación, Mastifal sigue atravesando un gran momento, sonando en un nivel muy alto, tocando con regularidad y buena repercusión. Además ya tienen grabado su cuarto disco de estudio, “Intermundia”, a editarse en marzo de 2010.
Volviendo a lo que fue el recital, una vez más las palmas se las llevaron la dupla de guitarristas compuesta por Diego Conte y Matías Munighini, quienes derrocharon calidad y precisión en cada riff, en las bases y en los elaborados solos. Por momentos, apenas uno podía ver a los músicos, ya que muchos jóvenes metaleros que han hecho de Mastifal una de sus bandas preferidas habían copado la valla del escenario trepándose a ella, sacudiendo sus melenas a puro headbanging, con temas como “Amo de las Horas” y “Tiempos Violentos” (apertura del programa radial del mismo nombre que se emite por la FM Rock & Pop).
La gran sorpresa llegaría con el cover escogido por Mastifal para regalarle a la muchachada: “Disfrútenlo” exclamó Maciel y arremetieron con “Que Sea Rock” de Riff, sacando de la galera un pequeño homenaje a la pionera banda comandada por Pappo y Vitico. La gente lo festejó y además vimos a Mastifal desenvolverse con mucha soltura lejos de su melodic death/thrash, rockeando con naturalidad y gozándolo plenamente. Una auténtica rareza.
Se despidieron tocando “En las Entrañas del Apocalipsis”, cumpliendo con una hora ininterrumpida de actuación, que seguramente se hubiera extendido algunos minutos más de no ser por el horario. Más aplausos y reconocimiento para Mastifal, confirmando el status de "banda grande” que de a poco han logrado conseguir en la escena nacional. Y aun pueden crecer más, habrá que esperar que sucede cuando “Intermundia” salga al mercado en pocos meses.

Por Pablo Skorupski
Corcel de Acero