Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
17/6/2010 - Horcas devastó Willie Dixon
Rosario.
Fecha del evento: martes 25 de mayo de 2010.

Después de un año y medio Horcas volvió a pisar Rosario y el pueblo metalero de nuestra ciudad dijo presente. A continuación, la crónica de lo acontecido.

A las 19:25, Cruzada abría la jornada tocando la introducción del “Himno Nacional Argentino” en plan metal clásico, a tono con la fecha patria y el tan comentado bicentenario de la Revolución de Mayo. Enseguida apareció en escena su vocalista Juan Manuel Verón y tocaron “Necesitas estar bien”, dando inicio a una buena presentación, que muestra la consolidación de nueva alineación. La guitarra de Leonardo Godoy y teclado de su hijo David sonaron a nivel parejo y alineados, sin superponerse, mientras que la base rítmica se afianzó más, pudiendo ver un progreso en el bajista Alexis Godoy que fue pura actitud sobre las tablas moviéndose y haciendo headbanging.
Como es habitual en su repertorio, hicieron los covers de Iron Maiden “The evil that men do” y de Judas Priest “Deal with the Devil”, además de “Cruzada” y “Buscando rumbos”; en éste último el cantante levantó su vaso lleno de cerveza y brindó por el recuerdo de Ronnie James Dio. El tocar primero favoreció a Cruzada, que sonó a la altura de las circunstancias.

En segundo lugar de la grilla lo ocupó Matvey, banda formada en el año 2007 que gracias al poder de su logrado heavy/epic metal de corte ochentero se está ganando un lugar de atención en la escena. Tocaron solamente temas propios, todos en una línea épica y potente, muy en la vena de Manowar; así sonaron “Fuego en tus venas”, “El retorno del Rey”, “Legado de un Reino”, “Matvey”, “Regresa”, “Magia y Poder”, “Santo Grial”, “En noches de luna llena”, “Ruinas y oscuridad”, etc.
La fortaleza de Matvey se vio cimentada en la devoción por las pesadas bases, ritmos a medio tiempo, vocalización clásica aguerrida y correctos solos de guitarra, elementos que rescatan la pureza de la vieja escuela del metal. Más allá de que todavía tienen cosas por pulir, los músicos de Matvey demostraron una vez más ser guerreros dignos para esta batalla eterna por la gloria del metal.

Arsenal EF fue la última banda local en pisar el escenario del Dixon, que con su tributo a Megadeth hizo estallar el pogo entre los metal maníacos. Realizaron dignas versiones de “Back in the day” enganchada con “Hangar 18”, “In my darkest hour”, “This was my life”, “Tornado of Souls”, “Symphony of Destruction” y “She-Wolf”, destacándose en la interpretación el parecido con la voz de Dave Mustaine que logra el vocalista Matías Sosa (Oppression Silent). Además hicieron un tema propio.

Desde Buenos Aires acompañando a Horcas llegó Coalission, agrupación que se ha presentado en numerosas oportunidades en nuestra ciudad, ya sea en su encarnación actual o bajo su antiguo nombre Atenas. En esta oportunidad, no sonaron con tanta fuerza y nitidez como otras veces, a pesar del empeño puesto sobre las tablas. Tocaron temas propios incluidos en su primer full-length “Alienado” (2009), como “Guerras”, “Sádica” y “Vivo en el Infierno”, éste último con el bajista de Clavo’s Band como invitado. Además Coalission también interpretó el clásico de Megadeth “Symphony of Destruction”.

Pocos minutos antes de las 23, Horcas consumó su regreso a Rosario y pisó fuerte brindando un concierto arrasador. Abrieron con una seguidilla de temas de su último disco “Reviviendo Huestes” (2008), que enseguida despertó la euforia de un público que los esperaba con ansiedad: “Nacer Morir”, “Existir por existir” y “Familia”. Luego siguieron algunos temas de los discos anteriores que sacaron con esta misma formación: “Asesinos”, “El Necio”, “El Agite”, “El Juego” y “El Cambio”. El sonido era fuerte y claro, generando un clima envolvente dentro del recinto.
Antes de arremeter con “Golpe a golpe”, Walter Meza recordó la época en la cual surgió esta canción, y lamentó que Cemento, local que los vio crecer en la Capital Federal, ahora esté cerrado. Si de vocalistas con actitud hablamos, Walter Meza es uno de los que encabeza el rubro en este país, porque además de encenderse con cada canción, es el único frontman de las llamadas “bandas grandes” de la Argentina que logra transmitir un mensaje y un sentimiento sincero de pasión y de unión por el metal.
Por otro lado, el resto de la banda es una especie de motor metálico que no se detiene, a puro machaque por parte de los guitarristas Sebastián Coria y Gabriel Lis, quienes se lucen en las bases y también en los solos, yendo del heavy al thrash e incorporando prudentemente elementos más modernos; mientras que la base rítmica permanece sólida gracias al histórico bajista Topo Yañez (miembro más antiguo de esta formación) y al baterista Guillermo De Luca, quien aporta poder y contundencia en cada golpe, sin mezquinar en el uso del doble bombo.
Probablemente el momento cumbre del recital fue cuando tocaron “Argentina, tus hijos”, recibida con pogo, gritos y puños en alto. “Fuego” no dio respiro y después el ritmo bajó con “Vencer”, que se convirtió ya en una especie de “homenaje a los caídos” en cada recital de Horcas: nuevamente recordaron a Osvaldo Civile, a Pappo e ineludiblemente en estos días, a Ronnie James Dio.
Los temas de “Reviviendo Huestes” reaparecieron en el tramo final, cuando tocaron “El Infierno” y “Respeto”. Las composiciones actuales funcionan muy bien en vivo (mejor que las de la placa “Asesino”), adaptándose perfectamente al resto del setlist y siendo ejecutadas por Horcas con absoluta convicción, a la par de su material más antiguo. Y si de antigüedad hablamos, sorprendieron a muchos cuando tocaron “Cosas enfermas”, track 7 de su primer álbum “Reinará la Tempestad” (1990), dedicado por Walter Meza a los viejos fanáticos de Horcas.
Después de tocar “Reacción”, interpretaron con orgullo “Destrucción” de V8, luego le sumaron “Esperanza” y cerraron definitivamente el concierto con ese auténtico himno del metal argentino llamado “Solución Suicida”. Una hora y media de show que nos dejó más que conformes a todos. Aplausos y ovación para Horcas.
No hay mucho más para agregar. Horcas viene de grabar un DVD en El Teatro de Flores con motivo de sus 20 años de carrera (en realidad son 22, ya que se formaron en 1988) y sigue demostrando en vivo que tienen con qué mantener vigente el nombre de una banda que ya es leyenda.

Por Pablo Skorupski
También en Corcel de Acero