Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
7/11/2007 - Madball en Rosario

Madball, los “Reyes del Hardcore Neoyorquino”, una de las bandas más importantes del mundo en su género, visitó por tercera vez Rosario. Con su actuación del año pasado todavía fresca en el recuerdo de muchos, nuevamente fue El Sótano el lugar elegido. Obviamente el sitio estuvo colmado por fans de ayer y hoy, como así también por algunos que querían vivir la experiencia de verlos en vivo. Furia, energía y unidad se hicieron sentir demostrando que a pesar del paso del tiempo la escena hardcore sigue vigente y productiva.
Aproximadamente a las 21, los tucumanos Factor Común subieron al escenario dispuestos a demostrar que están listos para tocar con los grandes. Su sonido es un pesado hardcore con alguna influencia de thrash metal (citan a Slayer como referente). Presentaron temas de su primer ep Pacto de Sangre, destacándose “Sobrevivir”, “Convicciones” y “El tiempo lo dirá”. Dejaron una buena imagen, cimentada por su actitud y profesionalismo. Se despidieron con un cover de Agnostic Front.
Desde la ciudad de San Francisco Solano, Igualdad de Condiciones llegó para ofrecer un hardcore más “old school”, con canciones de autoría propia como “Quieras o no!”, “Buenas y malas intenciones”, “Mentes nuevas” y “Víctimas del olvido”. 25 minutos que aprovecharon para presentar parte de lo que será su próxima producción independiente.
K-Lin viajó desde José C. Paz para presentar su propuesta de hardcore fusionado con thrash. Presentaron un puñado de composiciones propias como “La libertad”, “Falsa política” y “Jubilado”, con riffs pesados y solos de guitarra de neto corte metalero. A pesar de tener un discurso hardcore, la influencia del metal se hace notoria también en las vocalizaciones del frontman Mariano, no tan gritadas como exige el estilo. Una banda con mucha trayectoria y un sonido bien logrado.
El local se iba poblando poco a poco y, ya con un buen marco de público, los locales F.I.N. desplegaron un enérgico show de hardcore más orientado a la vertiente melódica, no tan pesado. Su propuesta intenta transmitir un mensaje positivo y cristiano. Lamentablemente su actuación se vio afectada por problemas de sonido que les hicieron perder algunos minutos.
El último grupo soporte fue S.A.C., una agrupación legendaria del hardcore local y nacional, con casi 15 años de carrera sobre sus espaldas. Con ellos hubo una especie de cambio en el ambiente, y fue el mismo público el que se encargó de demostrarlo desatando un violento pogo. El oficio que le dan tantos años en la ruta y el hecho de haber teloneado a varios grandes del género, sumado al talento de sus músicos, hacen que a esta altura este tipo de eventos no les pese en absoluto, incluso habiendo pasado 6 meses desde su última actuación.

1:10 A.M. A esa hora Madball se preparaba para subir al escenario mientras sonaba la intro. La multitud que colmó El Sótano gritó eufórica cuando arremetieron con “We the people”, primer track de Infiltrate the System, su nuevo álbum de estudio recientemente editado. El cantante Freddy Cricien, con mucho carisma al igual que el resto de la banda, se mostró todo el tiempo comunicativo para con los fans, hablando un perfecto castellano (si bien nació en Nueva York, ésta es su lengua materna) y de muy buen humor. Además es, junto al bajista Hoya Roc, uno de los miembros originales del grupo.
Los temas se iban sucediendo intercalando clásicos de las primeras épocas con otros más nuevos. Así pudimos apreciar viscerales piezas hardcore como “Get out”, “No escape”, “Nuestra familia” o “It’s my life”, entre otros; también hubo un pequeño segmento dedicado a las llamadas “short songs” tan características tanto en este estilo como en el grindcore.
Del sonido sólo se puede decir que fue demoledor. Certeros riffs y sólidas bases (gran trabajo del baterista Rigg Ross) daban forma a una música que se caracteriza por su gran energía. Y si bien mantienen en su esencia todos los clichés propios del hardcore neoyorquino, también se perciben acercamientos a sub-estilos como el thrash/crossover o el metalcore. Pero una de las cosas que Madball siempre trata de dejar en claro, es que la escena hardcore siempre está por encima de toda ideología particular, y que debe permanecer unida como hasta ahora. De más está decir que el pogo que se desató fue descomunal, comparable a lo que fue Napalm Death el mes pasado. El recital llegaría a su fin con “100%”, una reivindicación a la comunidad latina, totalmente cantada en castellano. Fueron 55 minutos intensos, memorables, imperdibles para cualquier amante del hardcore. Al igual que en su anterior visita, prometieron volver dentro de un año. Habrá que tener en cuenta sus dichos, porque en esta oportunidad cumplieron su promesa.

Por Pablo Skorupski para Rosario Rock.