Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
28/5/2008 - Monstruos del metal en Rosario - Fecha 1

Fecha del Evento: 02/05/2008
Lugar: El Sótano - Rosario

 

Primera jornada de este imponente festival; no sé si hay antecedentes en la ciudad de un evento metalero que haya durado 3 días consecutivos. Sin duda, esta fecha marca un hito importante.

Cuando entré a El Sótano, ya había tocado Hangar 14, así que me dispuse a disfrutar del set de Cambio Brutal. Me encontré con una propuesta de agresivo metalcore con toques a lo “Gothenburg metal” en las melodías y algún arreglo funk, con temas propios, prolijidad en la ejecución y la actitud necesaria. Actualmente, esta banda se encuentra en la búsqueda de un nuevo vocalista, tras la partida de Andrés "el Rabino" luego de esta fecha (ya se encontraría armando un nuevo proyecto relacionado con el metal).

Desde la ciudad de La Plata, Falsa Fe nos visitó por segunda vez en el año (ya habían formado parte de la grilla del 4° Monstruos del Metal en enero), ocupando el lugar dejado por Puñal en la grilla del festival. Contaron con un gran apoyo del público local, que los muchachos de Falsa Fe retribuyeron con ganas y energía para presentar sus canciones, como “Mi realidad”, “Incomprendido”, “Resurgiendo”, “Líquido buscapleitos”, “Cansado de luchar”, etc. Pero sin duda el momento más festejado fue cuando interpretaron “El Pibe Tigre”, de Almafuerte, con la gente cantando y haciendo pogo. Contundencia y, nuevamente, una destacada labor del guitarrista Fabián, fueron las principales armas que Falsa Fe desplegó en vivo.

A la 1:00 a.m., el gothic metal se apoderó del ambiente en El Sótano. Si bien la concurrencia fue la menor de los 3 días del festival, tanto los locales Häxan como los porteños In Eternum obtuvieron una buena respuesta por parte de los seguidores de este estilo. Häxan sigue afirmándose en la escena rosarina, mostrándose más sueltos y con la ambición de brindar un buen espectáculo. Su actuación, compuesta por temas propios, duró 25 minutos.

Por su parte, In Eternum brindó un correcto show, en el que presentó algunas composiciones que integran su primer larga duración “Return of Darkness”, editado en octubre del año pasado. La banda sigue practicando un gothic metal con influencias doom e incluso death en las voces masculinas, a cargo del bajista “Glitter” tras el alejamiento de “El Podrido”. Esta es una de las características de la banda, junto con los climas que le aporta un violinista como miembro estable (Ariel Viera). Uno de los puntos altos de su set fue cuando hicieron el cover de Theatre of Tragedy “Venus”.

Como cierre de esta primera noche, Imperio llegaba “entonado”, ya que una semana atrás habían grabado su disco en vivo y DVD en El Teatro de Flores. Y si bien ya no había tantos metaleros a esa hora, Bertoncelli, Gorosito y compañía se las ingeniaron para ofrecer un gran show. El grupo es ahora un quinteto, ya que no cuentan más con un tecladista en vivo, lo que le dio una mayor cuota de crudeza a la performance de Imperio, aunque se extrañaron algunos arreglos, sobre todo en las intro. La lista de temas recorrió lo mejor de su corta discografía: la épica “Será una gran victoria”, “Paz en la tormenta”, “Como la hiedra”, “Maleficio”, “Eres”, la grandiosa “Prisionero”, “Para mi gloria o mi fracaso”, “Abismos en el cielo”, entre otros. El sonido tuvo sus fallas, ya que por momento hubo algunos acoples que dificultaban distinguir bien los instrumentos. Por otro lado, Bertoncelli sigue demostrando por qué es uno de los vocalistas más respetados de la escena argentina, mientras que la dupla de guitarristas Gustavo Gorosito/Pablo Gamarra mostró virtuosismo a la hora de los melódicos solos de corte power metal europeo/heavy metal tradicional. Terminaron con “Voy a tu encuentro” y “El Inmortal”. Esto recién comenzaba, todavía faltaba lo mejor. Varios “monstruos del metal” se darían cita en Rosario horas después.

Por Pablo Skorupski