Partitorium
Comentarios
Info
Multimedia
Staff / Contactos
Comunidades
···Myspace
···YouTube
···Purevolume
···Tagged
···Netlog
···Hi5
Sitios Amigos
···Bandas
···Amigos

Recomendamos
promoweb
Patrocinados
 
10/10/2008 - Rata Blanca Defiende su trono en Rosario
Fecha: 27/08/2008
Lugar: Teatro Broadway - Rosario
   

La banda liderada por Walter Giardino presentó su nueva producción discográfica “El Reino Olvidado” en el Teatro Broadway. Con la sala llena y ofreciendo un espectáculo de altísimo nivel, Rata Blanca demostró una vez más por qué tiene su nombre marcado a fuego en la historia del metal sudamericano.
Contando con un pequeño set de solamente 3 canciones, Proyekto X fue un digno telonero. Si bien tuvieron algunos inconvenientes y no pudieron probar sonido, se las ingeniaron para sacar adelante el show con oficio y buena voluntad. Los temas que tocaron fueron: “Sueños de metal”, “Terapia intensiva” y “Los gatos”. La banda se está consolidando en vivo con su nueva alineación (digamos que se fusionaron con Evolución de Arroyo Seco, pero manteniendo su estilo, composiciones y nombre). La gente despidió con un respetuoso aplauso a quienes este año ya se dieron el gusto de foguearse con algunos grandes del género, como son Imperio, Tren Loco, Mastifal y Adrián Barilari. Bien por Proyekto X entonces, ojalá pronto tengan su material (el cual se está grabando en los prestigiosos estudios La Nave de Oseberg) listo para salir a la calle.
Aproximadamente a las 21:30 se apagaron las luces y comenzó a sonar “Las voces del mar”, pieza que inicia el nuevo álbum, presagiando la inminente aparición de Rata Blanca en escena. Con la audiencia eufórica, los músicos ocuparon sus puestos y Adrián Barilari le puso voz a “El Reino Olvidado”, en lo que fue un comienzo a medio ritmo continuado con “La otra cara de la moneda” y “Volviendo a casa”. La presencia y sonido de la banda siguen intactos, con Giardino brillando de entrada como principal referencia en el escenario. Actualmente la escenografía utilizada presenta, además de un impactante juego de luces, un imponente logo detrás de la batería en lugar de un telón de fondo. Se trata de una representación de la medalla rodeada de runas diseñada por Claudio Aboy que aparece en la portada del nuevo disco.
Desde su retorno en el año 2000, Rata Blanca planteó su actividad como una vuelta a sus orígenes; con la edición de “El Camino del Fuego” lograron reafirmarse y revalidar su lugar en la escena, mientras que “La Llave de la Puerta Secreta” tuvo su repercusión pero careció del brillo necesario. Pero hoy, en 2008, “El Reino Olvidado” parece dar en la tecla y condensar en un puñado de canciones la esencia de Rata Blanca. Prueba de ello es que pueden apreciarse por igual nuevos himnos de metal clásico como el propio “El reino olvidado” y “El círculo de fuego” junto a canciones bien directas y rockeras con mucho gancho y de alta calidad compositiva; “71-06 (Endorfina)”, “No es nada fácil (Ser vos)” y “Diario de una sombra” son tres buenos ejemplos de hard rock puro que funcionan muy bien en vivo, herederos de la magia de “Hombre de hielo” o “Abrazando el rock and roll” (se lo extraña en el setlist). “El Guardián de la luz” es el corte power metal de este disco, con tintes épicos, en el cual se destacan el poder de Scarcella en la batería y Adrián Barilari quien da sobradas muestras de la grandeza de su voz cuando aleja el micrófono de su boca acrecentando la intensidad de la canción.
Como en todo concierto de Rata Blanca, es infaltable el número que realiza Giardino en soledad sobre el escenario. Esta vez lo llevó a cabo ejecutando largos solos de guitarra atravesados por el hilo conductor de un par de pasajes musicales en los que homenajeó a grandes como Jimi Hendrix y Pink Floyd: “Voodoo Child” y “Comfortably Numb”.
También hubo espacio para recordar a Roberto Dibernardi, emblema del heavy local fallecido hace un año; a él le dedicaron la balada “Aún estás en mis sueños” ante el aplauso generalizado para una persona que dejó una gran huella en el metal rosarino.
Como de costumbre, los bises fueron “Guerrero del Arco Iris”, “Mujer amante” y “La Leyenda del Hada y el Mago”, que a pesar de llevar casi dos décadas interpretándolas en vivo, pareciera que las tocaran como si fuera la primera vez. 
Fueron dos horas de música brindada por una banda de jerarquía internacional, que le pese a quien le pese es un referente ineludible en el ámbito del metal y el rock en la Argentina. Más allá de que algunos puedan decir que le han dado la espalda a la escena, que se han tornado “comerciales”, etc., creo que es importante destacar que Rata Blanca no estafa a su público con su show en vivo, son una garantía de profesionalismo y cuentan entre sus filas con un músico y compositor que posee un nivel de excelencia como Walter Giardino. Cosa muy diferente a otras agrupaciones o solistas que se muestran arruinados en directo, ofreciendo propuestas mediocres de escaso o nulo valor artístico. Y ya dejando de lado su relación con el metal, solamente en un país donde la ignorancia parece coparlo todo los que se dicen rockeros festejan ritmos tropicales y alegres con supuestas cargas sociales totalmente superficiales dejando de lado y criticando sin fundamento al verdadero género musical. Lo careta, lo berreta, lo grasa, está de moda bajo una máscara que contiene el mensaje de que “todo es arte y debe tener su lugar de expresión”. En este contexto donde lo que se llama rock queda en manos de estos “ladrones de cultura” que ven un acto revolucionario en el festejo de su propia estupidez e invaden todo con su mediocridad en nombre de un falso pluralismo, Rata Blanca es una de las pocas bandas grandes que puede ofrecer rock de verdad si se lo proponen, e incluso conscientes de ello ya lo han empezado a ventilar en varias de sus letras últimamente (escuchar “El gran rey del rock and roll”, “71-06 (Endorfina)” o “Si eres hijo del rock”). Ojalá la próxima generación recupere las raíces del género para a partir de ahí reinventar o dignificar a esta música, como Rata Blanca lo viene haciendo desde hace más de 20 años.

Por Pablo Skorupski
Para Corcel de Acero